VERTIGO POSICIONAL PAROXÍSTICO BENIGNO (VPPB)

VERTIGO POSICIONAL PAROXÍSTICO BENIGNO (VPPB)

Este es uno de los vértigos más frecuentes y, a pesar de su intensidad, es benigno. El paciente suele referir un vértigo de inicio brusco, muchas veces estando en la cama, que puede acompañarse de náuseas y vómitos, sin afectar la capacidad de oír. Suele acudir ansioso al médico de urgencias o de familia, quien, tras descartar otras patologías, le hace unas recomendaciones posturales, prescribe normalmente ‘Serc’ y lo deriva al médico ORL.

El VPPB se produce por el desplazamiento de pequeños cristales de carbonato cálcico (otolitos) que salen de su emplazamiento habitual (el utrículo) y se introducen en alguno de los canales semicirculares del oído interno, generalmente el posterior. El movimiento de los cristales dentro del canal produce el vértigo. El paciente generalmente descubre que si gira la cabeza hacia un lado (el del oído afectado) se reproducen sus síntomas.

El tratamiento de estos pacientes, una vez verificado el VPPB y el canal afectado (posterior, lateral o anterior), consiste en una maniobra postural que reposiciona estos cristales desde el conducto donde estaban atrapados hasta el lugar donde inicialmente estaban. En el caso del vértigo del conducto posterior –el más común–, hay descritas dos maniobras igual de válidas: una más ‘brusca’ (de proyección) y otra más suave y laboriosa (de sedimentación).
Consideraciones:

Tras la maniobra de reposicionamiento, el paciente ya podrá volver a casa. Es preferible, pero no necesario, un acompañante.
Tras la sesión, el paciente no podrá acostarse en 2h. y cuando se acueste deberá procurar no girar la cabeza hacia el lado afectado.
Durante las primeras 48h. podrá notar algo extraño, como si los vértigos fueran a empezar.
Una aplicación de la maniobra (en algún caso dos) suele ser suficiente si es VPPB.

Si desea más información sobre el tratamiento, consúltenos.