Uñas de los pies: problemas más comunes

Problemas más comunes en las uñas de los pies.

Las uñas son estructuras de consistencia dura y superficie brillante y lisa. La lámina ungueal es la parte más visible de la uña, está compuesta fundamentalmente por queratina, que confiere a la uña su propiedad de dureza, y crece a lo largo de toda la vida. Se forma básicamente a partir de la matriz -zona proximal de la uña-, y habitualmente tiene una coloración rosada, como consecuencia de los vasos sanguíneos subyacentes.

De forma fisiológica, las uñas experimentan un crecimiento variable en función de la edad, disminuyendo la velocidad de crecimiento a lo largo de los años. Hay distintos factores que pueden influir en la velocidad de su desarrollo, como el uso de determinado tipo de calzado, una buena o deficiente vascularización en los dedos o microtraumatismos que puedan ralentizar el crecimiento y la estimulación celular.

 Pero, ¿por qué se caen las uñas o se dañan y deterioran?

Si una uña de la mano se desprende, tarda en formarse de nuevo alrededor de tres meses. Sin embargo, las uñas de los pies tienen un crecimiento mucho más lento, pudiendo tardar de seis meses a un año, por lo que en muchas ocasiones es necesario recurrir a procesos de reconstrucción para mantener la protección de los dedos y la estética de nuestros pies.

PRINCIPALES PROBLEMAS DE LAS UÑAS Y SUS TRATAMIENTOS

  • ONICOMICOSIS (hongos). Es una afección por hongos de la uña. Para su diagnóstico realizamos un cultivo micótico, y si el resultado es positivo se establece un tratamiento tópico mediante la aplicación de laca de uñas, y se valora un posible tratamiento con láser.
  • ONICOCRIPTOSIS (uña incarnada). La uña incarnada (tambien llamada uña «encarnada») es uno de los problemas de las uñas que más molestias y dolor puede provocar al paciente. Se realiza un tratamiento de extracción de espícula (fragmento de uña clavado), en el que se valoran otras soluciones para tratar de evitar la reincidencia del problema. Uno de ellos es la Ortonixia, con el que se trata de reeducar el crecimiento de la uña recuperando la forma curva y la dirección natural de su desarrollo mediante la colocación de láminas de plástico, resinas o pequeños ‘brakets’ que generan tracción sobre la uña. Durante el periodo de colocación de estos minúsculos dispositivos pueden quedar disimulados ya que se cubren y se pintan con esmalte si se desea. En casos más complejos se valora la posibilidad de cirugía.
  • Uñas ATRÓFICAS. En ocasiones se producen alteraciones en el crecimiento y el grosor de la uña, para lo que se realizan tratamientos de cortes y fresados.
  • ONICODISTROFIA. Las uñas pueden verse alteradas o deterioradas por la presión continuada de determinados tipos de calzado, golpes o traumatismos, que pueden llegar a provocar su fragmentación o caída, por lo que en ese caso se puede recurrir a la reconstrucción de la uña con geles o resinas.
  • UÑAS NEGRAS. Son un problema bastante común que ha incrementado con el auge de los hábitos deportivos y uso de calzado incorrecto, cuya principal causa son los traumatismos directos.

Contacta con Fisiogracia y pídenos una cita!